FANTASMAS EN EL MAR

Se dice que existen barcos fantasma, gobernados por tripulaciones espectrales, que surcan los mares, normalmente de noche y a menudo con un tiempo de perros. Parece Como si algunos repitiesen su último viaje, antes de que las tormentas o las rocas los destruyeran y los hundieran, una especie de eco visible. Sin embargo, se cree que otros se hallan bajo el control de los condenados en busca de venganza, quienes desean causar la desgracia todos los barcos que lo reconocen.

barco-fantasma

EL HOLANDÉS ERRANTE

Existe un barco fantasma cuya fama supera la de los demás.  Se trata de un buque mercante holandés del siglo XVII, un bergantín, que viajaba a toda vela incluso cuando no soplaba el viento, y en ocasiones lo hacía rodeado de una extraña luz.  Según la leyenda, la embarcación empezó a tener problemas al intentar rodear el peligroso cabo de buena esperanza. Algunos afirman que el capitán, Van der Decken, se negó a poner a salvo el barco en el puerto;  otros dicen que fue la tormenta  la que se lo impidió. La mayoría está de acuerdo en que pronunció una maldición blasfema y aseguro que rodearía el cabo aunque tuviera que navegar hasta el día del juicio final.  Y eso, al parecer, es lo que se ve obligado a hacer. A veces se acerca a otros barcos para entregarles cartas, pero nadie que las acepta consigue sobrevivir. De hecho, incluso ver el barco maldito es considerado un mal presagio.

holandes errante

 

Los avistamientos han quedado registrados en los diarios de muchas embarcaciones.  Los encargados del Faro de Punta del Cabo lo han oteado.  Entre los famosos testigos que lo han visto se encuentran el príncipe Jorge de Gran Bretaña, más tarde rey Jorge V; Nicolás Montserrat, autor de The Cruel Sea y The Master Mariner; y el capitán Frederick Marryat, autor de Los Chicos de New Forrest y El Buque Fantasma.

 

LAS LUCES PALATINAS

Las luces palatinas vistas entre Block Island y  Rhode Island, en el litoral oriental de Estados Unidos, brillan intensamente y luego desaparecen en el mar, como si un barco se hundiese para ser consumido por las llamas.

El caso está rodeado de controversia. En 1738, un barco que transportaba inmigrantes del Palatinado (como se llamaba Renania en la época) naufragó en la isla. Lo que ocurrió a continuación es objeto de polémica: algunos dicen que los pasajeros fueron rescatados; otros creen que fueron asesinados por los isleños, quienes luego quemaron el barco.

recreacion

(Visited 1.197 times, 1 visits today)

Deja un comentario