TERRORÍFICOS MONSTRUOS TERRESTRES

Hubo una poca e la que los mapas contenían las palabras “aquí hay dragones” porque nadie sabía lo que se encontraba más allá. Hoy día, el transporte moderno llega cada vez más lejos y los radares, los sonares y las cámaras de infrarrojos exploran el territorio subterráneo y submarino. Sin embargo, todavía quedan zonas remotas y desiertas que han sido visitadas pocas veces por humanos, y allí es donde comienzan los relatos sobre monstruos.

MONOS HOMBRE U HOBRES MONO

En todo el mundo las descripciones de estas criaturas resultan extraordinariamente parecidas: todas caminan erguidas, tienen una estatura de hasta 2 m y están cubiertas de pelo. Salvo muy pocas excepciones, no son agresivas y huyen cuando se asustan. Pero después de casi doscientos años de relatos de testigos oculares, lo único que tenemos son unas pocas fotografías de figuras lejanas o grandes huellas. Ni un solo espécimen ha sido capturado, vivo  o muerto.

sasquatch

El yeti, que vive en el Himalaya, y es respetado por los sherpas y los santos, podría evitar ser capturado fácilmente. Pero en tierras con un gran número de cazadores, ¿Cómo ha podido escapar de las balas sasquatch canadiense y el pie grande norteamericano? Además, si el yowie australiano es un simio, ¿cómo ha conseguido llegar hasta allí? Los humanos son los únicos primates de Australia y llegaron por barco; sin embargo, si esas criaturas no son reales, ¿por qué tantas personas creen en ellos? ¿No serán recuerdos genéticos despertados por nuestra imaginación? ¿Podrían haber sobrevivido de alguna forma los recuerdos de la vida de nuestros ancestros y haber sido heredados por cada generación hasta el presente?

yeti

EL CHUPACABRAS

Si el yeti y su especie resultan ser criaturas de la imaginación, el chupacabras es una bestia de pesadilla. Los primeros rumores de su existencia  surgieron en Puerto Rico, desde entonces parecen haberse extendido por todo México y América Central, y luego por el norte hasta Estados Unidos y por el sur hasta Chile y Brasil. Sus víctimas, las cabras a las que alude su nombre, son halladas con marcas de perforaciones y sin sangre en el cuerpo. También se alimenta de vacas, ovejas, gansos y patos, y en ocasiones muerde el cráneo de sus presas para comerse el cerebro. En la mayoría de los lugares, la postura oficial consiste en afirmar que los animales muertos han debido de ser atacados por perros salvajes o pumas. Desde luego, ni siquiera grades equipos de cazadores voluntarios bien organizados han conseguido acorralar a ningún chupacabras, pero tampoco han encontrado ninguna jauría de perros ni ningún puma. Si verdaderamente existen ¿se trata de un animal desconocido hasta la fecha, de una mascota abandonada por una nave espacial alienígena  de un experimento genético terriblemente malogrado? Nadie tiene la respuesta… todavía.

 

142092911672

Te recomiendo este vídeo

(Visited 1.292 times, 1 visits today)

Deja un comentario