LAS AVES DE MAL AGÜERO, SUPERSTICIONES Y MALDICIONES.

Las aves de mal agüero son importantes en la mayoría de las culturas.  Probablemente haya más supersticiones asociadas a ellas que plumas en el mundo. Su capacidad para volar resulta, en cierto sentido, mágica. Se elevan, tal vez llevando almas, y vuelven, quizá con mensajes de los dioses. Los pájaros de mal agüero suelen ser blancos o negros, aunque la urraca de plumaje mixto y el pavo real de brillante colorido tienen un buen número de historias.

EL GRITO DE PAVO REAL

El pavo real, originario del sur de Asia, posee una espléndida cola y un graznido capaz de despertar a los muertos. Es un pájaro sagrado en la mitología hindú, pues se relaciona con Indra, dios del trueno, y se dice que baila cuando se acercan las lluvias. En la mitología china, simboliza la dignidad y la belleza y, en el arte cristiano, representa la resurrección, pues muda las plumas de la cola, que caen para volver a crecer luego.

el grito del pavo real

 

LA IMPORTANCIA DE LOS CUERVOS

El cuervo negro, con su pico cruel y sus ojos relucientes, es para muchos un presagio de muerte. Todavía más aterradores eran los Turnfalken, cuervos sobrenaturales que atormentaban a los Habsburgo, quienes, durente siglos, fueron la dinastía más poderosa de Europa. Los Turnfalken advertian de (o tal vez causaban) la muerte y los desastres. La historia dice que en el siglo XI los cuervos salvaron a un antepasado de los Habsburgo de una bandada de buitres que lo habrían matado. Como muestra de gratitud, este construyó una atalaya en el bosque y la llamó Habichtsburg (castillo de halcones), alimentaba a los cuervos y los animó a vivir allí.

cuervos

Un siglo más tarde sus herederos lo convirtieron en un enorme castillo -Schloss Habsburg-, y  ahuyentaron y mataron  a los cuervos. Como era de esperar, los pájaros se vengaron. Los Turnfalken fueron vistos en todas las batallas en las que los Habsburgo fueron derrotados; también poco antes de que llevarán a María Antonieta (una Habsburgo) a la guillotina, y antes de que el archiduque Ferdinand y su mujer visitaran Sarajevo en 1914, donde ambos fueron asesinados.

(Visited 2.334 times, 1 visits today)

Deja un comentario