Kui Xing, el Dios chino de los exámenes. ¿Te atreverías a pedirle ayuda?

Kui Xing fue el sabio más conocido de su época en la Antigua China. Sin embargo, este erudito, a pesar de su gran inteligencia y cultura, hubo de luchar contra un obstáculo insalvable ante los ojos de los demás: la fealdad de su rostro y la deformidad de su cuerpo.

kuixing-dios-de-los-exc3a1menes1

Ocurrió que, tras haber superado con las notas más altas las pruebas para acceder al puesto de funcionario imperial, llegó el día en que el Emperador en persona habría de dejar en sus manos una rosa dorada, tal y como estableció la tradición, para ser nombrado en el cargo. Cuando el Emperador tuvo ante sí a Kui Xing, se impresionó de lo feo que era y tomó la determinación de no hacerle entregada de la rosa, quedando así el nombramiento anulado.

Kui Xing sucumbió entonces a la tristeza más extrema y, sumido en una profunda desesperación, se arrojó al mar para acabar de una vez con su sufrimiento.

Entonces algo maravilloso tuvo lugar… Un extraño ser marino (no se sabe a ciencia cierta si parecía más un pez o una tortuga) apareció de pronto y, rescatándolo de las profundidades, lo elevó hasta el cielo en donde, instalado en la Osa Mayor, es uno de las estrellas que la forman, se convirtió en el dios chino de la sabiduría.

maxresdefault

Desde ese momento, en China, aquellos que iban a presentarse a exámenes para ser funcionarios imperiales, le rogaban ayuda y portaban su imagen el día de las pruebas para conseguir sus favores.

(Visited 241 times, 1 visits today)

Deja un comentario