¡Increíble! El Verdadero Surgimiento De Las Grandes Civilizaciones

Hernán Cortés relata con estupor en sus crónicas que los aztecas eran tan civilizados como los españoles. Sus ciudades tenían una red de carreteras “mejores que la de la vieja Roma”, existían canalizaciones de agua corriente, usaban balanzas para pesar iguales a las españolas, conocían el sistema decimal y desde hacía tiempo utilizaban el más abstracto de todos los conceptos: el cero. 

 

El cero no se generalizó en Europa hasta el siglo XV, cuando los españoles colonizaron América en el siglo XVI, se sorprendieron al comprobar que el cero era una noción habitual entre los indios americanos. Hoy sabemos que los Aztecas vivían de los restos de una cultura anterior y aún más elevada: la de los Toltecas, quienes construyeron los monumentos más gigantescos de América.

 

Ahora bien, los Olmecas tampoco habían hecho más que transmitir su cultura. Su civilización y su escritura provenían de un pueblo indio todavía más antiguo , con una cultura superior, que floreció durante los siglos y que se había desarrollado en el perú. Se trataba de la civilización de los chimús, de los que se han encontrado ruinas de pirámides y palacios amurallados cerca de la costa.

 

En el valle de Chinca, en el litoral peruano, subsisten algunas ruinas muy antiguas; entre ellas una fortaleza, templos y ciudadelas, y en la llanura de Nazca se hallan trazadas unas extrañas figuras. Se trata de unas líneas geométricas inmensas, visibles solamente desde un avión o desde un globo, y que la exploración aeronáutica ha permitido descubrir recientemente. Según deducen los expertos, hubiese sido necesario, para trazar dichas figuras, que se guiasen desde un aparato flotando en el aire. Las fotografías obtenidas de la llanura de Nazca invitan a pensar irresistiblemente en las señales de un campo de aterrizaje, tal vez reservado para los “Hijos del sol”, venidos del cielo…
La hipótesis de la existencia de grandes civilizaciones madres extendidas hace miles y miles de años por todo el globo y separadas después de espantosos cataclismos que redujeron al hombre al primitivismo.

La idea de que los hombres, partiendo de la barbarie y de la bestialidad, se elevaron lentamente por un proceso evolutivo hasta alcanzar la civilización, es un mito moderno.

 

Cuando la humanidad vivía más próxima a su pasado, recordaba una edad de oro en que unos seres superiores, nacidos antes que ella, le enseñaban la agricultura, la metalúrgica, las artes, las ciencias y el manejo del alma. Los pueblos que hoy llamamos “primitivos”, los indígenas del pacífico, por ejemplo, mezclan a su religión, sin duda degenerada, el culto a los buenos gigantes de los orígenes del mundo, quienes -según las tradiciones más antiguas- iniciaron a los primeros pobladores de la tierra en la sabiduría.

Es la edad de oro del terciario, que dura varios millones de años, en el curso de los cuales la civilización moral, espiritual y tal vez técnica, alcanza su apogeo sobre el globo. Tampoco olvidemos que las más atrasadas tribus del Amazonas han conservado, también, un respetuoso recuerdo de los semidioses blancos venidos, hace ya millares de años, a traer la paz y la felicidad a la tierra.

CONOCE Y SUCRIBETE A MI CANAL DE YOU TUBE:

¿Y TÚ QUE OPINAS DEL TEMA? ¿HUBO CIVILIZACIÓN ANTES?

(Visited 266 times, 1 visits today)

Deja un comentario