El Increíble Dinosaurio Que Piso Por Primera Vez La Tierra

El fósil de dinosaurio más antiguo encontrado se llamaba Nyasasaurus parringtoni. Según Sterling Nesbitt, investigador de la Universidad de Washington, “si el recién nombrado Nyasasaurus parringtoni no es el primer dinosaurio, es el pariente más cercano encontrado hasta ahora”.

Y es que este dinosaurio habitó en la tierra hace unos 245 millones de años. De hecho el descubrimiento de este fósil es muy importante ya que sitúa la aparición de los dinosaurios unos 10 millones de años antes de lo que pensaba. Por lo que si el Nyasasaurus parringtoni no fue el primer dinosaurio, podríamos decir que fue el segundo o como mucho el tercero. Los científicos que descubrieron sus fósiles lo describen con el tamaño de un perro labrador y con una cola de un metro de longitud. Sin embargo, lo más interesante son otro tipo de características.

Las que permitieron a los científicos determinar que era un dinosaurio y no un arcosaurio (antepasado de estas criaturas). Dos características importantes y especificas de esta criatura: El tejido óseo del hueso del brazo superior parece que se forma sin criterio ni organización alguna. Este síntoma es característico de estos primeros dinosaurios. La cresta de este mismo hueso está ampliada, lo que era necesario para sujetar los músculos de los brazos de estos dinosaurios primitivos. Tenemos que remontar al año 1824 e ir hasta Oxfordshire (Reino Unido).

Este honor paleontológico lo tuvo el profesor de geología, William Buckland, que estudió un diente que se halló en una cantera de pizarra. Megalosaurus. Buckland tuvo buen gusto para elegir. Como se sabría más adelante, el Megalosaurus resultó ser un terópodo de unos 9 metros de altura. El siguiente dinosaurio que fue descubierto fue bautizado con el nombre de Iguanodon. Su restos óseos se hallaron solo un año después que el Megalosaurus. Lo primero que se halló de Iguanodon fue un enorme diente.

¿Y quién lo encontró? La esposa de Gideon Mantell, un médico aficionado a la paleontología. Después de ese diente, encontraron bastantes más y otro tipo de huesos. Junto con el famoso naturista George Cuvier, se dieron cuenta de que no estaban ante ninguna especie animal conocida ya que sus proporciones eran enormes. El nombre se lo puso el propio Mantell. Este médico se dio cuenta de que los huesos eran muy parecidos a los de una iguana pero mucho más grandes.

CONOCE Y SUSCRIBETE A MI CANAL DE YOU TUBE:

¿Y TÚ QUE OPINAS DEL TEMA? ¿CREES QUE ESTE SEA EL PRIMER DISONAURIO?

 

(Visited 223 times, 1 visits today)

Comments

comments