Pescadores Hacen Aterradores Rituales

El Ahogado es un espanto que, básicamente, se aparece a los pescadores. Tiene forma humana, con poca ropa y hecha jirones, delgado. No habla, te llama haciendo gestos con las manos y la cabeza y sólo pronuncia un sonido gutural muy alto que lastima los tímpanos. Si te coge te come vivo, tiene una fuerza descomunal. Para que el ahogado no te atrape, debes ingresar al agua porque los condenados no pueden volver al elemento en el que han fallecido.

Nosotros crecimos en un barrio de los suburbios de Trujillo, muy citadinos (según nosotros), pero siempre prestando atención a los cuentos de aparecidos de las abuelas y las vecinas del barrio. En una de esas noches mi abuela contó lo que le había sucedido a un pariente nuestro, pescador él.

 

En las cercanías de Trujillo en lugares similares también, los pescadores artesanales acostumbran llegar hasta la orilla del mar y hacer un hoyo en la arena húmeda.

 

Allí colocan unas maderas y una buena dotación de camote. Encienden una hoguera, para endulzar las cercanías marinas y no tener la necesidad de entrar mucho en el mar. Es creencia popular que este endulce atrae a los peces.

 

Se encontraban los pescadores endulzando la playa, refugiados en unas pequeñas chozas construidas para la ocasión y refugiándose del frío intenso de la madrugada.

Cuando de pronto apareció un hombre junto al fuego, como queriendo calentarse. Uno de los pescadores, el primero en percatarse del asunto intentó llegar hasta él y ofrecerle algo de ropa. Pero uno de los pescadores mayores lo detuvo “Es el ahogao, corramos hacia la playa”.

 

En tropel y asustados salieron todos los pescadores, abandonando las chozas e ingresando a las aguas. Allí se quedaron tiritando hasta las seis de la mañana en que las almas penantes vuelven al lugar del que salieron.

CONOCE Y SUSCRIBETE A MI CANAL DE YOU  TUBE:

¿Y TÚ QUE OPINASL DEL TEMA?

 

(Visited 52 times, 1 visits today)

Comments

comments